La Universidad de Nalanda, uno de los centros de investigación académica sistemática y racional más antiguos del mundo, atrajo a estudiantes de lugares tan diversos como Persia, Corea, Indonesia, Turquía y China. Ubicada en el noreste de la India, en lo que ahora es el estado de Bihar, Nalanda fue profundamente valorada por el emperador de la India Ashoka el Grande, quien la auspició como un centro de aprendizaje en el siglo III a.E.C.

En Nalanda se enseñaron varios sistemas de filosofía en detalle, además de bellas artes, medicina, matemáticas, astronomía, política, lógica, gramática, literatura y metafísica. Casi tan famosos tanto por sus métodos de investigación como por los temas investigados, los estudiosos de Nalanda fueron implacables en su búsqueda del entendimiento a través de las herramientas de análisis crítico.

Durante más de 1000 años, de la Universidad de Nalanda egresaron muchos de los más grandes maestros del budismo indio y del conocimiento secular, sentando las bases de una tradición intelectual histórica que abarca la filosofía, la lógica, la ética y la práctica contemplativa. Entre ellos se encuentran los dos «supremos», Nagarjuna (siglo II E.C.), uno de los más influyentes filósofos budistas, fundador de la escuela Madhyamaka y a Asanga (siglo IV E.C.), quien también estableció un gran linaje filosófico; además de otros grandes maestros como el comentarista y gran exponente del debate Dignaga (siglo VI E.C.); Shantideva (siglo VII E.C.), el autor el imprescindible texto «Guía para el camino del Bodhisattva»; el gran epistemólogo, Dharmakirti (siglo VII E.C.) y Atisha (siglo XI E.C.), el ilustre maestro indio que difundió estas prácticas en el Tíbet.

Incluso después de la destrucción del Tíbet por parte de los invasores alrededor de 1200 E.C., el enfoque intercultural, inter-religioso e interdisciplinario de la Universidad de Nalanda fue preservado diligentemente. Desde su creación a principios del siglo XV, la Universidad Monástica Drepung Loseling ha sido reconocida en todo el mundo tibetano como «la segunda Nalanda», un lugar donde el rico legado de investigación, debate y práctica contemplativa de la legendaria Nalanda continúa floreciendo.

×

¡Hola!

¿Cómo podemos ayudarte?

× ¿Podemos ayudarte?