Una vez, al final de un retiro del Buda de la Medicina tuve una experiencia muy linda y memorable. Las y los asistentes a ese hermoso retiro nos formamos para pasar con el maestro Ven. Gueshe Sherab para que nos diera una bendición y una píldora mani, medicina tibetana.
La mayoría de las personas llevaba su mala, rosario budista, para que Gueshe La lo bendijera. Yo aún no tenía un mala. Así que llegue con las manos vacías pero con mucha gratitud y paz en mi mente y corazón; el maestro me dijo: «Mi amiguita, ¿por qué no tienes mala?» Antes de que pudiera responder él me obsequio un mala y me dijo: «Recita tus mantras».

Y eso he hecho desde ese momento, varias veces al día. Fue un regalo hermoso, pero más que un regalo fue una oportunidad y un camino, el cual he seguido día a día recitando mantras.

Ese mala representa para mí un compromiso de continuar practicando. ¡Gracias Gueshe La !

Marielle

×

¡Hola!

¿Cómo podemos ayudarte?

× ¿Podemos ayudarte?